.

.

Centro de Estudios Demográficos, Urbanos y Ambientales

Dr. José Luis Lezama
Profesor-Investigador / Professor -Researcher
Director del Seminario Interdisciplinario sobre Estudios Ambientales y del Desarrollo Sustentable / Director of the Interdisciplinary Seminar on Environmental and Sustainable Development

jlezama@colmex.mx

sábado, 15 de junio de 2013

Big Brother

Reforma


Sábado 15 junio de 2013



Big Brother
José Luis Lezama


George Orwell (1903-1950) expresa en su obra los valores de su mundo y su época, la llamada civilización occidental, particularmente en unos de sus periodos de crisis, en una de sus puestas a prueba: la pesadilla nazi, el holocausto, la segunda guerra mundial, la barbarie nuclear en Hiroshima y Nagasaki, el reparto del mundo por las potencias triunfantes; Orwell es su conciencia crítica, la expresión del desencanto de un testigo sumamente sensible a las expresiones barbáricas de la modernidad.

Su libro 1984 enuncia los ideales sobre los que se asienta el edificio de la civilización occidental y del hombre moderno: la razón, la libertad, la igualdad, el libre albedrío, la democracia, la realización humana, la compasión, el amor, el presente y futuro de la vida en la sociedad moderna. Pero particularmente enseña sobre el fracaso de estos valores, su desvío, el lado hipócrita, el establecimiento, contrariamente a lo prometido, de regímenes autoritarios, de grandes burocracias autocomplacientes y auto referenciales, la supresión del hombre y de toda esperanza.

Sus conclusiones no son sólo angustiantes, también son vergonzosas: la realización de la sociedad moderna parece sólo posible mediante la anulación del hombre y de sus principios más esenciales. La de Orwell no es una crítica exclusiva al socialismo soviético (una caricatura del cual es su novela Animal Farm), es además una avasalladora reflexión sobre la imposibilidad de la expresión de los valores humanos en los regímenes totalitarios que existen en las llamadas democracias desarrolladas modernas, tanto de Europa como de América.

¿No son el periodo de la guerra fría estadounidense, particularmente el macartismo y las administraciones gubernamentales que sucedieron a los ataques terroristas del 11 de septiembre una réplica, más o menos fiel, del Big Brother te vigila, del Pensardoble (Doublethink), de la Policía del Pensamiento (Thought Police), de los Crímenes del Pensamiento (Thoughtcrimes), es decir del mundo de la sospecha, de los delatores, de la traición, de la vigilancia y control absoluto de los ciudadanos, de sus ideas, de sus pensamientos, de sus libertades básicas, del encarcelamiento y juicios arbitrarios contra los sospechosos de cualquier disidencia.

¿No es la muerte de la razón y de la inteligencia lo que alienta a la Policía del Pensamiento para castigar a aquellos criminales, que se atreven a pensar diferente al líder querido, del Estado o de los vigilantes del orden?. ¿Cuál es el contenido racional y humano de un sistema que entrena a los hijos a convertirse en delatores de sus propios padres, y que permite a Orwell definir a este sistema con la frase degradante de toda condición humana: “Yo te traiciono, Tú me traicionas”. 

La desesperanza de Orwell parece acrecentarse al contrastar sus ideales civilizados,no sólo con los del socialismo real, sino también con los del capitalismo y las democracias del mundo libre, y constatar que ambos son igualmente exitosos en la cancelación de toda posibilidad de realización humana, ofreciendo a cambio, ya sea la domesticación mediante la violencia sicológica y física, hasta el grado de construir sobre las ruinas del hombre simples autómatas y aduladores del líder o el Estado; o, como en el mundo libre desarrollado de hoy, mediante la creación de un universo artificial de mercancías y placeres, que son ofrecidos por una maquinaria económica que atiende, no las necesidades humanas, sino las de la rentabilidad económica, alentando el consumo compulsivo de satisfactores superfluos y banales.

Los cuestionamientos a la administración del presidente Obama sobre la ilegalidad e inmoralidad de la puesta en práctica de un sistema de intervención y vigilancia de todos los intercambios de información, voz, video o audio vía Internet o telefónica, con la complicidad de las grandes corporaciones como Apple, Yahoo, Facebook, Microsoft, Verizon, Google, etcétera, testimonian la presencia sistemática y deliberada de un Estado policiaco que no sólo controla las comunicaciones de su población con el mundo exterior, sino de todos sus ciudadanos, sin mediar ninguna acusación o sospecha específica, sólo por ser usuarios cotidianos de las redes y sistemas de información que permite la tecnología moderna.

Esto equivale a la legalización de la más condenada forma de control y vigilancia ciudadana en el mundo civilizado, la que se expresa en la metáfora del Big Brother, que en el imaginario colectivo de las democracias modernas remite a los peores momentos del estalinismo, del cual los países desarrollados de occidente parecen ansiosos por deslindarse. ¿No es una expresión cabal del Doublethink y la hipocresía, del 2+2= 5, esa dudosa defensa de la privacidad y las libertades individuales, de la que alardean lo mismo gobiernos que los magnates del Internet, al tiempo que intervienen, revisan, confiscan, los intercambios electrónicos y telefónicos de los ciudadanos del mundo? www.joseluislezama.com

No hay comentarios: