.

.

Centro de Estudios Demográficos, Urbanos y Ambientales

Dr. José Luis Lezama
Profesor-Investigador / Professor -Researcher
Director del Seminario Interdisciplinario sobre Estudios Ambientales y del Desarrollo Sustentable / Director of the Interdisciplinary Seminar on Environmental and Sustainable Development

jlezama@colmex.mx

sábado, 13 de agosto de 2011

Nim Chinsky

Reforma

Sábado 13 de agosto de 2011
Nim Chinsky
José Luis Lezama
El pequeño mono me mira;
quiere decirme
algo que se le olvida

José Juan Tablada


Nació en 1973 en un laboratorio, en el Instituto de Estudios Primates en Norman, Oklahoma, y a los pocos días fue separado de su madre para ser objeto de un experimento que pretendía refutar la tesis de que el lenguaje es una característica innata de los seres humanos.Su nombre no es sino un sarcástico intento para jugar con el del lingüista del Instituto Tecnológico de Massachusetts, Noam Chomsky, quien niega la posibilidad de que otros animales pudieran ser entrenados para hablar nuestro lenguaje.
         Fue educado para ser humano durante cuatro años, para vivir entre humanos, para sentir como humano, y para expresarse de alguna manera humana. Dada la imposibilidad fisiológica de los simios para articular los sonidos del habla humana, fue entrenado para aprender el Lenguaje Americano por Señas. Alojado en una familia integrada por siete hijos para que así conviviera y socializara con ellos, amamantado por una mujer que fungió como su madre, Nim Chimsky aprendió a querer al mundo de los humanos y el confort de una familia de clase media neoyorquina, quien le compartió su porción del llamado sueño americano. Nim desarrolló un gusto e inmensa necesidad de comunicación, por expresar con señas sus vivencias, sobre todo con los humanos, a los que llegó a considerar sus pares.
El experimento que inició en 1973, conocido como Nim Project, fue conducido por el doctor Herbert Terrace de la Universidad de Columbia. Su conclusión, considerada por algunos como precipitada e incompleta, planteó que los chimpancés no usaban propiamente un lenguaje en la medida que, aun cuando pudieran aprender signos, no los ordenaban sintácticamente, no era pues el suyo un lenguaje gramático en el sentido humano. Terrace, con sus conclusiones, hizo prácticamente desaparecer una línea de investigación en torno al lenguaje de los simios, que se pensaba podría dar elementos para explicar la adquisición y uso del lenguaje humano.Las posibilidades para enseñar a los simios el habla, en función de la sorprendente similitud de más del 98 porciento del DNA entre los seres humanos y los chimpancés, parecían inmensas, no obstante, El profesor Terrace no sólo fracasó en su intento por enseñar el lenguaje humano a los chimpancés, sino también en su pretensión de refutar a Noam Chomsky.

El método para enseñar a Nim el lenguaje humano fue cuestionado, no sólo por algunos especialistas y antecesores de esta línea de investigación, sino también por integrantes de su equipo y entrenadores. Lo consideraban demasiado condicionante, terminando en una estrategia de los chimpancés para obtener premios, más que en método adecuado para desarrollar las habilidades buscadas. El profesor Terrace, como él mismo lo expresó, quería controlar la mente de Nim mediante el lenguaje, ponerla al servicio de sus obsesiones analíticas, más que enseñarle una forma humana de comunicación.
Stephanie LaFarge quien educó, amamantó, enseñó a vestirse por si mismo, como a sus propios hijos, y amóa Nim, no obstante cuestionar los procedimientos del profesor Terrace, dijo que cuando no tenía otra alternativa de enseñanza, recurría a estrategias “sicológicas” como simular que lo abandonaba, con lo cual Nim entraba en estado de pánico.
Una vez concluido el fallido experimento, la historia de Nim hubiera terminado en una jaula de laboratorio, como material de desecho, de vuelta a su condición animal, la cual parecía ya no reconocer, cohabitando con otros simios con cuyo mundo nunca había convivido, compartiendo con éstos la suerte de haber sido vendido para probar medicamentos contra la hepatitis, en un laboratorio de experimentación farmacéutica de la Universidad de Nueva York, a no ser por las protestas de sus antiguos cuidadores, quienes al denunciar las condiciones de vida a las que había sido reducido Nim, apartado del mundo humano al que se le acostumbró, lograron su liberación, iniciando así un debate y un movimiento en torno a la capacidad de los animales de sentir, pensar, expresar emociones y de tener derechos y consideraciones morales: el movimiento en defensa de los animales tomó el caso de Nim para despertar conciencia sobre el derecho de los animales a existir por sí mismos, sobre todoaquellos considerados como seres sensibles.
Tal vez como una forma de expresar sus sentimientos, durante su estancia final en el rancho tejano “Black Beauty Ranch”, propiedad del defensor de los animales Cleveland Amory, quien lo rescató del laboratorio en el que estaba confinado, y después de algún tiempo de experimentar la soledad y el aislamiento y no ser entendido por sus cuidadores, quienes no conocían sulenguaje de señas, Nim Chimsky, al ser visitado por su antiguo custodio y amigo, Bob Ingersoll, le dijo por señas, desde la jaula donde estaba recluido: “Bob”, “Out”, “Key”. Nim Chimsky murió de un paro cardiaco el 10 de marzo del 2000. Página Internet: www.joseluislezama.com

No hay comentarios: