.

.

Centro de Estudios Demográficos, Urbanos y Ambientales

Dr. José Luis Lezama
Profesor-Investigador / Professor -Researcher
Director del Seminario Interdisciplinario sobre Estudios Ambientales y del Desarrollo Sustentable / Director of the Interdisciplinary Seminar on Environmental and Sustainable Development

jlezama@colmex.mx

sábado, 3 de mayo de 2014

Antibióticos

Reforma

Sábado 3 de mayo de 2014

Antibióticos


A mí me encanta Dios. Ha puesto orden en las galaxias y distribuye bien el tránsito en el camino de las hormigas. Y es tan juguetón y travieso que el otro día descubrí que ha hecho -frente al ataque de los antibióticos- ¡bacterias mutantes!
Jaime Sabines 

José Luis Lezama

El escenario propuesto por la Organización Mundial de la Salud (OMS) no podría ser más desolador ni más preocupante. La sociedad moderna parece estar en el umbral en una ruta regresiva en materia de avance tecnológico y en el control sobre su bienestar y destino biológico. El 30 de abril la OMS publicó su Primer Reporte Global sobre el problema de la resistencia de diversos microorganismos a los antibióticos, colocándose así la humanidad en una era post-antibiótica, en la cual nos hacemos altamente vulnerable a enfermedades comunes y lesiones menores, que habían sido ya controladas. (www.who.int/mediacentre/releases/2014/amr-report/en/).
Dos factores explican, entre otros, esta situación. El primero es el sobreuso de los antibióticos en el tratamiento de las enfermedades humanas, por ejemplo la prescripción injustificada de antibióticos de amplio espectro. En Estados Unidos el Centers for Disease Control and Prevention (CDC), señala que el 50 por ciento de los antibióticos recetados no son necesarios.
La misma institución publicó un reporte llamado: “Antibiotic resistence threats in the United States 2013” en el que documentó que cada año se infectan con bacterias resistentes a los antibióticos 2 millones de personas en los Estados Unidos, de las cuales al menos 23 mil mueren como consecuencia directa de estas infecciones (www.cdc.gov/drugresistance/threat-report-2013).
Además de la respuesta natural de los microorganismos en su resistencia evolutiva para sobrevivir al ataque de los antibióticos, una causa adicional es el abandono de las compañías farmacéuticas de la inversión para la investigación y la creación de nuevas drogas, por no considerarlo rentable, ocupándose más de la producción de medicamentos para las enfermedades crónicas en las que los tratamientos y las ganancias son de larga duración. La consecuencia de esto es que los antibióticos puestos en el mercado son variantes de los ya existentes, lo cual le facilita a las bacterias su resistencia a medicinas ya registradas en su memoria genética (The Guardian 30/IV/2014).
No obstante, éste no es sólo un episodio de la guerra entre los microorganismos y los humanos. Otro factor decisivo en la emergencia de la resistencia de las bacterias a los antibióticos proviene de la industria de la cría de animales para consumo humano, en la cual los antibióticos no sólo se utilizan para procurar la salud, sino particularmente como técnica para acelerar el crecimiento y engorda del ganado.
Una explicación del mecanismo mediante el cual los antibióticos propician la engorda consiste en la eliminación de parte de la flora intestinal de los animales, de tal manera que el alimento ingerido no es absorbido por los microorganismos participantes en el proceso digestivo sino que es completamente asimilado por el animal para ganar peso.
Nuevos hallazgos en la investigación médica explican otro aspecto de esta técnica de engorda. Según un estudio de la Universidad de Nueva York publicado en Nature, los antibióticos al ser usados como promotores del crecimiento y peso en la cría de animales alteran los procesos de metabolización de los carbohidratos efectuados por las bacterias de la flora intestinal, con lo cual se acelera la engorda y el crecimiento. (http://www.nature.com/nature/journal/v488/n7413/full/nature11400.html).
El 80 por ciento de los antibióticos en Estados Unidos se destinan a las granjas productoras de carne. La Agencia de Alimentos y Medicamentos (FDA) y organizaciones que pugnan por alimentos libres de antibióticos, están uniendo esfuerzos para excluirlos de la agricultura y producción de carne, por considerarlos riesgosos para la salud. Por lo pronto se busca al menos eliminar la penicilina y la tetraciclina, estratégicas para la seguridad humana. 
Los antibióticos han sido factor crucial de progreso, permitieron la cura de enfermedades y dolencias humanas e hicieron posible el aumento de la esperanza de vida a nivel mundial. Su abuso con y sin prescripción médica, lo mismo que su utilización sistemática y sin restricciones para aumentar la producción y rentabilidad de la industria alimenticia han puesto a la humanidad en condiciones preocupantes de vulnerabilidad sanitaria. www.joseluislezama.com

No hay comentarios: