.

.

Centro de Estudios Demográficos, Urbanos y Ambientales

Dr. José Luis Lezama
Profesor-Investigador / Professor -Researcher
Director del Seminario Interdisciplinario sobre Estudios Ambientales y del Desarrollo Sustentable / Director of the Interdisciplinary Seminar on Environmental and Sustainable Development

jlezama@colmex.mx

sábado, 28 de junio de 2014

La trampa del Hoy no Circula

http://joseluislezama.blogspot.mx
La trampa del Hoy no Circula
Sábado 28 de Junio de 2014

José Luis Lezama

            La actualización del programa Hoy no Circula, que propone sacar de la circulación más de 500 mil vehículos diarios de una flota vehicular que en el Valle de México es de más de 5 millones, muchos de ellos con tecnología obsoleta, consumiendo además gasolina de mala calidad, es un claro ejemplo de la ineficacia y la simulación en el tratamiento del problema de la contaminación del aire en la Zona Metropolitana del Valle de México.
El Hoy no Circula es, a lo sumo, un paliativo temporal que no resuelve el problema, que alimenta falsas expectativas y que muestra a una autoridad confusa e incapaz, con propuestas irrelevantes para abatir una persistente y dañina concentración de sustancias que, a la fecha, consiste en alrededor de 3 millones de toneladas de sustancias tóxicas que los vehículos, las actividades industriales y de servicios vierten anualmente a la atmósfera metropolitana.
            No quiero decir que el Hoy no Circula sea irrelevante, innecesario y contraproducente. Es una medida que de manera aislada no resuelve nada, sobre todo para hacer frente a un problema que requiere de respuestas más amplias, más de fondo, más estructurales, y que involucra y requiere diversos niveles de acción gubernamental. Mencionaré únicamente cinco problemas de fondo, cinco áreas críticas que habría que enfrentar si hubiera una verdadera voluntad y capacidad para  atacar, resolver y dar una respuesta efectiva a la contaminación. El Hoy No Circula debería ser sólo un instrumento de política complementario de estrategias que se dirijan a resolver estos cinco temas centrales.
            En primer lugar, uno de los temas centrales es el transporte público; es éste un problema  que la autoridad no enfrenta porque es complejo, costoso económicamente  y que no reditúa políticamente en el corto plazo. El transporte público no es una opción para muchos ciudadanos de clase media y, para la población de bajos ingresos, no es una elección sino una imposición, una especie de condena. Es de mala calidad, altamente contaminante, posee malas condiciones mecánicas, es incómodo y peligroso para los usuarios y los no usuarios y, sobre todo, no está estructurado de manera modal, de tal forma que autobuses, microbuses, metro, metrobús y taxis, más que complementarse  se disputan y compiten por los pasajeros.
 En segundo lugar, los vehículos que los fabricantes y distribuidores venden en la capital y en todo el país son de una calidad, en términos de seguridad y de tecnología ambiental, inferior a los que se fabrican para la exportación, sobre todo los que las armadoras mexicanas venden al mercado estadounidense. Pocos vehículos de los que estas armadoras destinan al mercado mexicano pasarían las pruebas anticontaminantes y mecánicas en Estados Unidos, pero tampoco muchos de los que México importa de ese país pasarían las propias pruebas americanas.
En tercer lugar, los combustibles, gasolina y diesel, que se venden en el Valle de México y en el país, no cumplen con los estándares ambientales requeridos. Esto provoca que, aún cuando los vehículos contaran con la tecnología adecuada, seguirían emitiendo mayores sustancias contaminantes que las estipuladas por el fabricante.
En cuarto lugar, un gran porcentaje de los vehículos automotores que circulan no son sometidos a estrictas pruebas de verificación vehicular, ya sea por actos de corrupción, o porque pasan por una verificación más blanda, particularmente aquellos vehículos que forman parte de flotillas, o son propiedad de corporaciones (autobuses, microbuses, taxis, materialistas, transporte de pasajeros y de carga local o federal), y que recurren al poder y la influencia que poseen para evitar una verdadero control de emisiones, incluidos los que son propiedad del gobierno del Distrito Federal y del Estado de México, los cuales se cuentan entre los más ostensiblemente contaminantes.
En quinto lugar, los sistemas y equipos de medición de la contaminación en manos de las autoridades deben ser sometidos a calibración y a fiscalización independiente, reparados por manos expertas o sustituidos a tiempo,  para garantizar precisión en las mediciones que arrojan, de tal manera que los registros y mediciones de la contaminación, sobre todo aquellos en los que se basa la autoridad para celebrar sus logros y avances en el combate a la contaminación, sea reales y verídicos.
A esto hay que añadir no solamente el crecimiento desordenado de la metrópoli: la falta de una verdadera planeación urbana, del transporte y del medio ambiente, sino también la ausencia de una auténtica articulación entre las políticas de esas tres áreas de gobierno. ¿Cómo pedirle al Hoy no Circula que enfrente problemas que lo trascienden, que no está en sus manos resolver?
            La autoridad diseña su estrategia no para resolver el problema de la contaminación del aire sino para impactar a la opinión pública, como imagen y mercadotecnia. Los programas y las estrategias abundan, las medidas para salvar la ciudad se anuncian espectacularmente, se buscan soluciones baratas y mágicas; mientras tanto la contaminación persiste y daña la salud de miles de personas. Tan pronto como se atiendan estas cinco áreas de problemas de manera efectiva, los resultados hablarán por sí mismos, no requerirán de campañas publicitarias.
http://joseluislezama.blogspot.mx/

14 comentarios:

Anónimo dijo...

Clarísima exposición. Lo felicito y estoy completamente de acuerdo con sus criterios.

Anónimo dijo...

Indiscutibe, cierto

francisco Lagunes Moreno dijo...

Los autobuses y micros, hacen en cada parada tres y hasta cuatro detenciones seguidas, para recoger usuarios retrasados y allí se genera mayor salida de gases por las paradas y arranques constantes . Pradas indebidads en los cruceros ya que estorban la circulación y en cuanto a la emisión de partículas sólidas, los 0 y 00 son los que por las altas velocidades a que circulan desgastan más llanta, lógicamente

Anónimo dijo...

El único elemento de evidencia a favor de la verdad de todas las acusaciones aquí vertidas por Lezama Ph. D. son las felicitaciones y expresiones de acuerdo de tres comentaristas.

igninitrus dijo...

Maestro , puede usted ampliar su comentario que los carros que se fabrican en México y se quedan en México no pasan los controles de anticontaminación de los lugares que se exportan así como los que se importan. Gracias de antemano por su orientación.

luis dijo...

Estimado Dr. Lezama: Sus palabras son sabias y también parecen ser una profecía que se cumple con una implacable verdad. Pero no dejo de preguntarme ¿Por qué las cosas tienen que ser de este modo? Gente como usted, que con sus estudios, sus análisis y sus propuestas, pudieran cambiar el rumbo de este país... ¿Por qué no son escuchados por el gobierno? De cualquier forma, su exposición es clara y estoy de acuerdo con usted.

Anónimo dijo...

Dr. Lezama, felicitaciones, tiene toda la razon, desgraciadamente vivimos en un pais con politicos y secretarias gubernamentales que solo se preocupan por su popularidad y no por la calidad de su empeño hacia la sociedad. Y cuando se trata de llevar a cabo un proyecto, ahi esta el famoso resultado de la linea 12 del metro, ese es un ejemplo de lo dicho.

salvolomas dijo...

Hay un factor trascendental que ignora en su analisis y es el de las externalidades negativas del uso del auto y cuyos costos subsidia la sociedad. Es urgente e imprescindible que estos costos se internalicen de modo que los paguen unica y directamente los usuarios de automovil, en funcion de cuanto lo usen y que costos genera cada vehiculo, en funcion de sus caracteristicas fisicas y especificaciones tecnicas y operacionales, y de la cantidad de gases contaminantes que genera. Esta internalizacion es posible hacerla aplicando un Impuesto al uso del Auto. El saber que cada kilometro recorrido generara un incremento en el impuesto a pagar introducira al proceso de decision de uso el costo economico que tendra, induciendo a racionalizar su ocupacion. La otra alternativa de solucion que tampoco menciono es el introducir la Tarificacion Vial, cobrar por uso de determinadas vialidades y por ingresar a zonas congestionadas, durante ciertos horarios, tambien racionaliza las decisiones de uso al incrementar el costo.

Ecol. Carlos E. Pacheco Ochoa dijo...

El análisis de que sólo disminuirá un 10% de autos está muy adecuado.
Además es bien sabido que desde siempre la verificación es otro negocio para el GDF, con mordida todos los vehículos pasan, el famoso "brinco".
Igual en la construcción permiten edificios de los niveles que quieran sobre pedido con las constructoras.
La Asamblea Legislativa con mayoría del PRD es una farsa, son anacoretas que sólo legislan para hacer mejoes negocios. Iguales que a nivel Estatal y Federal. En cada estado su gobernador es el principal cacique, ladrón y narcotraficante, quizá con excepción de algún estado de la república.
Creen que por darles $800.- al mes a ancianos, discapacitados y madres solteras ya son de izquierda aquí en el D.F.

Anónimo dijo...

¿Un doctor que no deja referencias?
Estoy de acuerdo con las opiniones pero no prueba sus llamados "hechos". Posiblemente sean verdad pero la gente no puede basar su criterio confiando únicamente en tu palabra. Si tiene tantos supuestos títulos universitarios, debería de saber que tiene que respaldar lo que expone, Dr.

Anónimo dijo...

Dr. Lezama le felicito por compartir su acertada opinión. En mi personal punto de vista la trampa es la estrategia política que busca beneficiar a dos instituciones (automotriz y bancaria) teniendo de por medio intereses particulares donde los beneficiados son políticos corruptos. Con los créditos otorgados solo lograrán endeudar más a la población, ¿cuántos créditos se otorgarán por parte de estas instituciones? ¿cuánta gente dispondrá de estos créditos por necesidad y sin ninguna planeación financiera? ¿Cuántos años se endeudará esta gente con estas instituciones? ¿Cuántos intereses acabará pagando la gente por adquirir su auto a crédito? Ni modo, a enriquecer más a través de los créditos que empiecen a soltar a unos cuantos que están en el poder.

Anónimo dijo...

Le pregunto a Salvolomas: ¿Te parece razonable un impuesto adicional al que ya pagamos (incluidos los gasolinazos)? ¿Cómo propones que se haga el cálculo de este impuesto por km recorrido por cada automovil? ¿Crees que con este impuesto se soluciona el problema? ¿Crees que el gobierno dará una correcta gestión a este nuevo impuesto que propones para darle solución al problema?

marcos arevalo dijo...

Que pena que la mayoría de las personas, nada mas porque les escriben bonito, se crean "todo" no demuestren su ignorancia de esta manera, para todo cuestionamiento debe haber referencias serias y contundentes al respecto, si no solo pasan de ser comentarios, y que quede claro yo no creo que esta medida resuelva la situación de la contaminación ambiental,pero no puedo avalar algo que no hace ni una sola referencia mas que a un nombre y una posición.

Ruben Guillermo Sepulveda Marques dijo...

Dr Lezama......... tenemos muchos años escuchando de las estrategias transversales arriba - abajo, y derecha - izquierda.... y las autoridades ambientales y urbanisticas son parte de ellas por lo menos en papel.... como hacerle?