.

.

Centro de Estudios Demográficos, Urbanos y Ambientales

Dr. José Luis Lezama
Profesor-Investigador / Professor -Researcher
Director del Seminario Interdisciplinario sobre Estudios Ambientales y del Desarrollo Sustentable / Director of the Interdisciplinary Seminar on Environmental and Sustainable Development

jlezama@colmex.mx

sábado, 4 de diciembre de 2010

El feminismo según Sarah Palin

Reforma

Sábado 4 de diciembre de 2010

El feminismo según Sarah Palin 

José Luis Lezama


Sarah Palin, ex reina de belleza, ex gobernadora de Alaska, ex candidata republicana a la Presidencia e ícono del actual movimiento conservador estadounidense, ha irrumpido en la escena política americana reciente abanderando lo que parece una sospechosa versión de la causa feminista. Para diferenciarse del verdadero feminismo y defender el suyo, lo ha bautizado con el nombre de "feminismo conservador".

El movimiento representado por Sarah Palin, quien encabeza hoy día las preferencias para una eventual nominación presidencial republicana, pretende capitalizar a un importante sector de la población femenina con baja presencia política. Es este un sector en el que se incluye a mujeres de la clase media, predominantemente blancas, amas de casa, cuya principal ocupación es el trabajo doméstico y el cuidado y atención de los hijos. El estereotipo de esta mujer es la llamada soccer mom, la señora que ocupa gran parte de su tiempo en llevar a los hijos a diversas actividades extraescolares, entre otras, las clases de futbol. Se trata de trasmitir el mensaje de que es posible para las mujeres alcanzar el éxito económico y político, el llamado sueño americano, manteniendo la figura de la mujer ama de casa abnegada, "niña buena", satisfecha con el sitio que el establishment le asigna para su realización.

Sarah Palin y sus asesores políticos han experimentado con diversas estrategias para ganarse el voto femenino, una de ellas consiste en apropiarse de la reputación social que tiene la causa de las mujeres. Han creado para ello una caricatura, una imagen ridícula y estigmatizable, en la cual el propósito central del feminismo sería la promoción del aborto. Una vez establecido este estereotipo, lo someten al ataque mediático y la ira pública. Así, acusan a las feministas de no creer en la capacidad de las mujeres jóvenes para llevar a cabo sus tareas como madres, esposas y, además, tener una carrera profesional exitosa. Afirman que la fortaleza de las mujeres se demuestra en su capacidad, por ejemplo, para llevar a feliz término un embarazo no deseado y, al mismo tiempo, triunfar en los negocios y la política.


En la reciente contienda electoral americana recurrieron a la metáfora de las mamás oso (Mamma Grizzlies), para difundir su idea de mujer y la fuente del poder femenino al que están convocando. Una mamá oso es una mujer fuerte, que está dispuesta a recurrir a todo para defender a sus hijos, pero que también, cuando se lo propone, recurre a la seducción femenina para acceder al sueño americano.

El feminismo de Sarah Palin es uno al que previamente se le vacía de su contenido crítico y que pretende promover a las mujeres mediante políticas que en los hechos las desfavorecen. Sus defensoras sostienen que la conquista del voto para la mujer es el verdadero logro de la causa feminista. Niegan la existencia de la desigualdad entre hombres y mujeres y las diferencias de salario favorables a los hombres las explican como expresión del ejercicio de la verdadera libertad de elección de las mujeres, quienes optan libremente por dedicarse al hogar y a los hijos, sacrificando fama y dinero.

El feminismo del que se desmarca Sarah Palin es uno que no sólo busca poner a las mujeres en posiciones de poder, que no sólo promueve la igualdad definida por el status quo, ni se limita a buscar mejores cuotas de representación política, o mejores posiciones en las oficinas públicas y privadas. Es un movimiento que pone en cuestionamiento los factores de poder que colocan a la mujer en situaciones de desigualdad. Por ello sostienen que no puede ser considerado como un verdadero logro feminista el simple acceso de la mujer a posiciones de poder y decisión, cuando se mantienen las estructuras de dominación patriarcales que perpetúan la desigualdad. De hecho, la forma perfecta de dominación masculina sería aquella en la cual las mujeres administraran el sistema de dominación patriarcal.

No es sólo cuestionable la visión femenina electorera de Sarah Palin, también lo es su metáfora de las osas para representar su ideal feminista. Como afirma Gloria Steinem, las osas, que son modelo de la señora Palin, en los hechos tienen un comportamiento que difiere del que ella supone, pues más bien parecieran tener una gran libertad reproductiva, practicar una estricta "planificación familiar" al limitar el número de hijos a dos en lugar de cuatro, así como hacer intervalos de cuatro años entre una camada de cachorros y otra, y "si después de embarazarse el frío es severo, su salud es mala o escasean los alimentos, reabsorben el embrión en su cuerpo" (The NYT, 5/XI/10). Finalmente, la señora Palin en la realidad no sólo parece odiar a los osos polares a quienes excluyó de la lista de especies amenazadas, desprecia también a otras criaturas de la creación, como es el caso de los lobos, cuya cacería aérea no le parece desagradable.


jlezama@colmex.mx

No hay comentarios: