.

.

Centro de Estudios Demográficos, Urbanos y Ambientales

Dr. José Luis Lezama
Profesor-Investigador / Professor -Researcher
Director del Seminario Interdisciplinario sobre Estudios Ambientales y del Desarrollo Sustentable / Director of the Interdisciplinary Seminar on Environmental and Sustainable Development

jlezama@colmex.mx

sábado, 31 de diciembre de 2011

Sequía y orden político

Reforma

Sábado 31 Diciembre 2011
Sequía y orden político
José Luis Lezama

Todas las crisis parecen unirse y conspirar para darle al 2012 una apariencia sombría en México y el mundo. La crisis financiera internacional, la inestabilidad política en regiones neurálgicas del mundo, la crisis alimentaria, el empobrecimiento de vastos sectores de la población, el narcotráfico, los grandes movimientos migratorios, la crisis ambiental y, particularmente, las variaciones extremas en el clima planetario, constituyen algunos de los problemas que las naciones, sus sociedades, líderes y gobernantes habrán de enfrentar con inusitada fuerza en los próximos años, empezando por el 2012 con el que amaneceremos en unas horas más.
            Vastas regiones del globo padecen hoy día situaciones climáticas críticas, como son los casos de las sequías y las inundaciones que han tenido lugar en Europa, África, Asia, Oceanía y Norteamérica. Estados Unidos, por ejemplo, padece de problemas de sequía en 30 por ciento de su territorio y, en el 12 por ciento, se ha declarado el estado excepcional, que es el más grave. Europa y África han sido dañadas en su producción agrícola por este mismo fenómeno. El este de África fue declarado en estado de hambruna. En Asia, diversos países enfrentan las consecuencias de las variaciones climáticas que los expertos atribuyen al calentamiento del planeta. El norte de China padece la peor sequía en los últimos 60 años; lo mismo ocurre en Afganistán, que además de sus otros problemas, ve severamente dañada su producción agropecuaria. Otras regiones del mundo registraron inundaciones, tornados e incendios inusuales. La mayor parte de los problemas aludidos están interrelacionados, de tal manera que la fuerte presencia en el 2011 del fenómeno de La Niña que, entre otras cosas, se le atribuye responsabilidad por los eventos climáticos extremos en diversas partes del mundo a lo largo del año, tienen que ver con la escasez y aumento de los precios de los productos alimenticios, con revueltas sociales y políticas, con las hambrunas, así como con parte de los movimientos migratorios y la especulación y crisis financiera mundial. Rusia, por ejemplo, mantiene la prohibición para exportar trigo que impuso debido a la mala cosecha provocada por los incendios del 2010, como una medida precautoria para satisfacer su demanda interna, ante la incertidumbre política que vive el país, que igual que Estados Unidos, Francia, México, entre otros, tienen elecciones presidenciales en el 2012. Como consecuencias de la combinación de algunas de estas crisis, países europeos especialmente vulnerables se están convirtiendo de nuevo en expulsores de población, como lo fueron en el siglo XIX e inicios del siglo XX, tales son los casos de Irlanda y Grecia.

            En México, además de la violencia, el narcotráfico, la inseguridad, el desempleo, el crecimiento de la pobreza y la corrupción que opera en el trasfondo de estos y otros males, el año 2011 destacó por eventos climáticos extremos: heladas, inundaciones y sequías, con fuertes repercusiones en la producción agrícola y ganadera. De acuerdo al Monitor de Sequía de América del Norte, el 58 por ciento del territorio nacional padeció de sequía en el 2011, la cual es la más severa de los últimos 50 años (Reforma 4 y 7/XII/2011). 400 mil reses murieron, en las 20 entidades más afectadas por la carencia de agua, sobre todo en el norte y centro del país, se redujo hasta en 80 porciento la producción de algunos cultivos, y al menos 4 millones de personas que habitan en comunidades rurales ven amenazada sus fuentes de subsistencia. A principios de diciembre la Conferencia Nacional de Gobernadores (CONAGO) demandó al gobierno federal la creación de un Fondo Especial de Atención a la Sequía por 12 mil millones de pesos. La semana pasada, la presidencia vetó el fondo que para ese propósito había aprobado la Cámara de Diputados: la sequía en esas entidades, por su parte, se extenderá hasta febrero del próximo año (Reforma 7 y 24/XII/2011).
            La situación es preocupante. Los pronósticos meteorológicos no auguran una mejora en la situación climática de los estados hoy día afectados, ni hay indicios de que las inundaciones recurrentes en el sureste vayan a desaparecer. Problemas como los aquí descritos son sólo ambientales en su origen, en su naturaleza; no obstante, sus consecuencias se dejarán sentir en todos los ámbitos de la vida social, en escasez y encarecimiento de los alimentos, tanto los que precariamente se produzcan en el país, como los de importación, en desempleo, descontento y protesta social, por decir lo menos. Lo que está en juego es lo más básico, lo más elemental, el acceso a la alimentación. Los hombres a cargo de la maquinaria del Estado y los que se aprestan a sustituir a los presentes, deberían estar más atentos a las consecuencias políticas de la combinación de estos eventos para el futuro inmediato de nuestro orden social, sobre todo teniendo enfrente un año electoral. www.joseluislezama.com

No hay comentarios: